Inicio » Cine » “La última estación” (Michael Hoffman, 2009)

“La última estación” (Michael Hoffman, 2009)

Eduardo Beltrán Jordá

Hace un siglo que sabíamos lo que queríamos ser, según las comunas tolstoianas: respetuosos con nuestra comunión con la naturaleza; resistentes pasivos; sin propiedad privada o colectivizando los bienes del trabajo; ponderando el amor de Dios (sin religión) sobre el amor de la pasión e inconscientemente sexual.

Pero, en cambio Lev Tolstoi ni siquiera se consideraba un buen tolstoiano. Leon Tolstoi opinaba y escribía muchas cosas pero no sabía qué opinión tenía sobre ellas, al menos así nos lo muestra una de las secuencias más irónicas pero sabias en su mensaje, del film de Michael Hoffman. Tolstoi idealizaba, teorizaba y fraternizaba con sus semejantes, y se casó con una aristócrata pragmática, esquizofrénica, egoísta y casi fatalista. Ambos eran dependientes de su amor mutuo, pero uno claudicó ante la irracionalidad temperamental y huyó hacia la paz espiritual; la otra nunca se abatió ante su incondicional e incontrolado apego amoroso y lloró hasta el último suspiro del escritor. ¿Amor como absoluto invisible o amor como interés tangible?

Este es un tema de gran interés por parte de la película (de su guión y de la novela previa de Jay Parini en la que se basa), que está bien realizada y mejor interpretada. Es decir, o bienes espirituales y amor filantrópico, o bienes instrumentales y amor egoico. Los bienes desinteresados siempre son manipulados por fanáticos-puritanos, por falsos escrupulosos o por fariseos comprometidos.

El amor no se puede habilitar para intereses propios o ajenos, pero es el fundamento de una esclava libertad. ¿Puede ser esta la conclusión del film?

Anuncios

Un pensamiento en ““La última estación” (Michael Hoffman, 2009)

  1. Me gustó la película, la puesta en escena está muy lograda y el elenco formidable, sobre todo ella, Hellen Mirren, lo mejor de la película. Pero me pareció también que da unas expectativas, en cuanto a la trama, que luego no cumple. Sobre la conclusión de la película, pues sí, puede que estés en lo cierto…

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s