Inicio » anagogico more » Henri Bergson

Henri Bergson

“Hablaba divinamente; tan bien, con tal perfección de forma -incluso en la conversación privada- que a veces producía la penosa sensación de artificio; pero no un artificio de la vanidad oratoria, sino un artificio muy especial y propio, como si quisiera desviar la atención de los oyentes hacia el aspecto de la belleza literaria o de la armonía ideológica, para ocultar así mejor su interior comercio con unos pensamientos formidables y secretos, ocultos a todo el mundo y jamás formulados en palabras y ni aun siquiera plasmados en conceptos”.

(Manuel García Morente, La filosofía de Henri Bergson, Madrid, Encuentro)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s