Inicio » anagogico more » Amor, estética, estilo y vocación en el artista

Amor, estética, estilo y vocación en el artista

Cuando el pintor da una pincelada la da por ciertos motivos que, más o menos claros, tiene ante su mente. Esos motivos son los que el pintor los ha querido decir. Porque “decir” es siempre un querer decir y un querer decir algo determinado.

El estilo es un determinado sistema de tendencias referentes a lo que debe ser un cuadro.

[…] cómo puede darse en la mente de un artista la presencia de su propio estilo antes de que imagine ningún proyecto concreto, y singular del cuadro. Porque la cosa no es cuestionable; no puede ocurrírsele a un pintor un cuadro si antes no está enamorado de ciertas cualidades abstractas, puramente formales, es decir no precisadas en ninguna figura concreta -cualidades que serán los verdaderos valores estéticos de sus obras, por lo cual al hablar de éstas solemos escoger también vocablos abstractos y formales, atributos genéricos-.

[…]

En el alma del artista los adjetivos se dan antes que los sustantivos y, por casi milagro metafísico, los accidentes estéticos preexisten a las sustancias. De ciertos de ellos está, por anticipo, enamorado cada artista, y empleo con reiteración la palabra enamorado porque, en efecto, cosa pareja acontece al hombre cuando ama de verdad, pue le parece que él había conocido ya a aquella mujer antes de haberla en realidad conocido, que la había amado ya en un como mágico tiempo anterior al tiempo; en ese pre-tiempo de lo maravilloso y lo divino donde los antiguos situaban sus mitos y que hombres tan ultraprimitivos como los hotentotes sabían tan lindamente llamar “el tiempo que está a la espalda del tiempo”. Y lo que hay de real en esta magia del amor es que, en efecto, todo hombre -si es capaz de auténtico amor, cosa menos sólita de lo que se presume- lleva desde su primera juventud dentro de sí previstos ciertos dones de feminidad a que su fervor está para siempre adscrito, … Este hecho contribuye a esa extraña perspectiva de eternidad que el amor tiene, pues aunque éste suele durar poco, como todo sublime frenesí, mientras están dentro de él los amantes les parece que se han querido desde siempre y que nunca se enajenarán. Con lo cual, siendo el amor tan fugaz ocurrencia, goza de una ilusoria gracia de eternidad -como todo lo que no tiene ni comienzo ni fin-, …

Se trata de cómo puede darse en la mente humana la conciencia de los valores antes que la conciencia de las cosas en que esos valores residen o van a residir; por tanto, el problema de la sensibilidad a priori de los valores, que es una de las sorprendentes potencias del hombre y la creadora por excelencia.

En efecto, la creación, el descubrimiento de nuevos valores es la actividad que en el ser humano va por delante de todas las demás, porque todas las demás funcionan suscitadas como medios para realizar esos valores. Y esto acontece no sólo en el arte, si no en todas las dimensiones de la vida, en lo grande y en lo pequeño, en lo ilustre y en lo humilde, en lo solemne y en lo cotidiano. Cada hombre, cada pueblo, cada época es, antes que nada, un cierto sistema de preferencias a cuyo servicio pone el resto de su ser. La vida es siempre un jugarse la vida al naipe de unos ciertos valores, y, por eso, toda vida tiene estilo -bueno o malo, personal o vulgar, creado originalmente o recibido del contorno-…. Al ser lo primario en el hombre es la realidad en él más suya, profunda y constitutiva -previa a la intervención de lo extraño y ajeno, a que logre o no realizarse, a su deformación por los azares de la vida-. Es, en suma, nuestra “vocación” -palabra estupenda que describe exactamente esa vocecita insonora que en el fondo de nuestra persona nos llama en todo instante a ser de un cierto modo-. La vocación es el imperativo de lo que cada cual siente que tiene que ser, por tanto, que tiene que hacer para ser su auténtico yo.

José Ortega y Gasset, Velázquez, Madrid, Espasa Calpe, 1999, p. 112-115.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s