Uno contra todos en el ken-geki


SwordOfDoom1

Ryunosuke (Tatsuya Nakadai) se las ve con Toranosuke (Toshirô Mifune)    http://www.crixeo.com

 

Eduardo Beltrán Jordá

El enfrentamiento de un solo samurái ante un grupo de rivales, es uno de los cenits de acción más atractivos dentro del cine japonés de tema histórico (jidai-geki) y dentro del subgénero “de sables” (ken-geki o chambara). El cine que narra este tipo de épica samurái con elementos históricos, epopéyicos, legendarios o fantásticos, fascina en su recepción occidental, por su extrañeza y complejidad, ya que combina barbarie, exotismo y plasticidad visual, romanticismo y tragedia, una estética del héroe y la aventura donde entran en controversia una caballerosidad codificada, una fidelización jerárquica con las leyes grupales, y los poderes de la subversión del individuo y sus derechos morales. Sigue leyendo

Anuncios

El rey cuyo sol declinó en gangrena


Jean-Pierre Léaud y Luis XIV

Jean-Pierre Léaud y Luis XIV

Eduardo Beltrán Jordá

La muerte de Luis XIV (2016) de Albert Serra, es una obra de cámara que reduce sus posibilidades a un espacio/escenario y un tiempo concretos en la vida de Luis XIV. Sigue leyendo

Miedo invertido: el verdugo


024-vertigo-theredlist

Eduardo Beltrán Jordá

Miedo. Eso que por diversas circunstancias está tan asentado en nuestro modo de vida y hasta en nuestro progreso como seres humanos. Y como el miedo nos hace víctimas de lo que no hemos vivido, nos llega el momento del victimismo, ese sistema del victimismo, paralelo al del capitalismo y al del bienestar. Sigue leyendo

El texto de la objetividad, el texto de la subjetividad


Jesús González Requena, El punto de ignición. Conferencia realizada en la cátedra “Territorios del saber”, Maestría en Estudios Interdisciplinarios del Desarrollo. Universidad del Cauca.
(resumen) Sigue leyendo

Abrir una conciencia


Eduardo Beltrán Jordá

81701_steven-spielberg-amy-ryan-tom-hanks

Steven Spielberg, Amy Ryan, Tom Hanks

La expansión de una conciencia humana individual, está vinculada al entendimiento personal de un nuevo patrón de inteligencia mental, emocional, sutil/espiritual y físico. Entre los protagonistas de El puente de los espías de Steven Spielberg (EEUU, 2015), y El hijo de Saúl de László Nemes (Hungría, 2015), hay una coincidencia: ambos deciden ensanchar su propia conciencia individual, desde su convicción, frente a cualquier contexto de opresión. La primera es una película moderadamente amable, que confía en los valores de la libertad del ser humano, y su extensibilidad a las normas del conjunto de la sociedad estadounidense. La segunda es una película muy incómoda (la valentía para quedarse en la butaca, es una opción ética a la que obliga la elaboración de metáforas y estéticas cinematográficas), que abre la sima de lo inhumano –aun incalificable– en el genocidio nazi, y aun así, confía también en la libertad del ser y de lo humano, a pesar de que, debido al contexto de la película, la confianza en lo meramente humano, evidentemente, sea difícil de aceptar o comprender.  Sigue leyendo