“ciencia sin nombre”


“A partir del Quattrocento, como ha quedado establecido, la representación de la figura humana deberá correr pareja con la fidelidad a la naturaleza… En el despliegue de ropajes y vestiduras descubrió Warburg las variables sorprendentes del nuevo lenguaje figurativo, lo que, por otro lado, permitía adivinar la presencia de la iconografía helenística acallada por la cerrada normativa de un estilo internacional, el goticismo nórdico expresionista de las postrimerías del siglo XIV. El vestido modula individualmente una gestualidad antigua que renace en los motivos figurativos del arte florentino, de la Ninfa a la Sarah Bernhardt que había de deslumbrar a Warburg. “La vida póstuma de la imágenes de la antigüedad” a través de la Edad Media y la continuada influencia artística de los modelos antiguos -sarcófagos, marfiles, estatuaria doméstica- en una tradición esotérica impregnada por la cosmología, la astrología, las certeras fuentes paralelas de la nueva historia del arte. En definitiva, se trata ahora de rastrear en la antigüedad negada “un medio perfecto para la expresión de los estados anímicos en cualquier tiempo””

[Estudiar] “las raíces antropológicas de las imágenes y sus imposibles derivaciones en el impreciso humus de signos y gestos que llamamos tradición cultural …. el tema abismal que despertó la avidez bibliográfica de Warburg …”

José Francisco Yvars (2010), Imágenes cifradas. La biblioteca magnética de Aby Warburg, Elba, Barcelona, p. 40-41.

Anuncios

“pathos” Warburg


“El poeta Rilke decía que la “profundidad del tiempo” se manifiesta en los gestos humanos más aun que en los vestigios arqueológicos o los organismos fosilizados. El gesto es un “fósil en movimiento” a la vez huella del presente fugaz y del deseo donde se forma nuestro futuro. Por tanto, no es por azar que el atlas Mnemosyne aparezca sobretodo como compendio de gestas: en las “fórmulas de pathos” decía Warburg, “el tiempo se torna visible”. Numerosos artistas actuales practican, como poetas-antropólogos esa potencia memorial y deseante -afirmativa, amorosa- del gesto.”

Extraído de la exposición, ATLAS, ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, 26 noviembre 2010 – 28 marzo 2011, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia.

La recepción de una línea argumental para la historiografía del arte: el sentimiento humano es su memoria, su tiempo; el arte lo formaliza en gestos.