Auto-biografías


“Los hombres ignoran irremediablemente las vidas ajenas. Porque una vida no puede conocerse más que viviéndola; y no puede vivirse más que desde dentro. El espectador que contempla una vida desde fuera percibe tan sólo los rastros o huellas que el vivir deja en el mundo físico. Podemos sin duda suponer. Pero esas suposiciones están en su origen mismo harto expuestas al error de la transposición. Las biografías son casi siempre autobiográficas”.

(Manuel García Morente, La filosofía de Henri Bergson, Madrid, Encuentro, p. 24)

Henri Bergson


“Hablaba divinamente; tan bien, con tal perfección de forma -incluso en la conversación privada- que a veces producía la penosa sensación de artificio; pero no un artificio de la vanidad oratoria, sino un artificio muy especial y propio, como si quisiera desviar la atención de los oyentes hacia el aspecto de la belleza literaria o de la armonía ideológica, para ocultar así mejor su interior comercio con unos pensamientos formidables y secretos, ocultos a todo el mundo y jamás formulados en palabras y ni aun siquiera plasmados en conceptos”.

(Manuel García Morente, La filosofía de Henri Bergson, Madrid, Encuentro)