Octavio Paz por Enrique Krauze (entrevista)


“Él era un lugar moral de una gran altura, que combinó la pasión revolucionaria con la convicción racional de que si la libertad humana no tiene un Estado de Derecho, libertad y democracia, la revolución termina por devorarse a sí misma y creando monstruos.”

«Octavio Paz tuvo muchas lecturas anarquistas de joven. No creyó en el anarquismo violento, sino en el comunitario, en el de Koprotkin. Tiene esa semilla. Como decía Borges, “el anarquismo es el mejor sistema, pero no nos lo merecemos”».

“Como dijo Vargas Llosa de él, Paz era un gran polemista que siempre estaba en polémica consigo mismo. Y era un hombre con contradicciones. Lo que prevaleció fue la pulsión de la libertad.”

Enrique Krauze, Octavio Paz. El poeta y la Revolución, Debolsillo, 2011

liberalismo (humano)


zambranojoven

Atiendo a varias lecturas, todas ellas con un fin: entender algo de lo que nos rodea, algo de cómo estamos actuando -ya no se si- en sociedad. Las unes básicamente a un sustrato personal construido y/o aprendido, y acabas acudiendo a la libertad, al caudal del que se enriqueció una mujer, María Zambrano, capital en el pensamiento filosófico poético en lengua española. Sigue leyendo

Educación española


Cuando el filósofo habla de la educación, al menos habrá que escucharle y leerle. La justicia del conocimiento y la razón.

Filosofos.org :: Filosofia y Humanidades – EUGENIO TRÍAS, Pactos de la Moncloa en educación – EDUCACIÓN – Artículos

Sin crítica no hay libertad


Algunas de las razones por las cuales el sistema educativo español es tan inestable. Un artículo de Rafael Argullol, donde lo que más se destaca es el escaso nivel crítico de la “vida pública”. Otro texto para la gestión pública del futuro.

Sin crítica no hay libertad · El Boomeran(g)

trauma estadounidense


“La película [The Master] de Paul Thomas Anderson parte de la reformulación ficcional de ese documento [Let There Be Light, John Huston, 1946] para indagar en el germen de algunas de las más aterradoras fantasías levantadas sobre aquella herida (las consecuencias de la segunda contienda bélica mundial): pueden ser las teorías mesiánicas de la Cienciología o pueden ser muchos delirios contemporáneos suyos, que nacieron para enfrentarse -con promesas de conocimiento universal, revelaciones, profecías, heroísmo, éxito y trascendencia – a los ominosos terrores de la depresión, la paranoia, la ignorancia, la soledad y el fracaso. Fantasías que están también en la génesis de algunos idearios a partir de los cuales se intentaría recubrir de liderazgo o de apostolado otras aventuras bélicas que vinieron después y que todavía hoy están en la memoria de todos.

La memoria fílmica de lo real fertiliza la memoria histórica de la ficción.”

Carlos F. Heredero, ‘La guerra que vuelve’, Caimán. Cuadernos de cine, n.12, enero 2013, p.18-19.